Type and press Enter.

5 Razones Que Explican Nuestra Obsesión Con Los Asesinos En Serie

No existe mejor noticia que enterarnos de algún documental nuevo que cubra el caso de nuestro asesino en serie favorito. Todas tenemos ese crimen que nos intriga más que el resto. Podemos pasar horas tratando de resolver el caso. Nos encanta conocer todos los detalles que envuelven al asesinato, los secretos y las mentiras. Pero, ¿a qué se debe nuestra obsesión con los asesinos y los crímenes?

Tengo que confesarles que antes de escribirles esto estaba escuchando un podcast de crímenes y asesinos. Me declaro fan de toda historia sin final feliz. No sé porque, pero últimamente siempre parece ser buena idea escuchar acerca de un crimen. Aparte con tantos podcasts nuevos hablando del tema que han salido, ¡no hay ni como ponernos al corriente!

Fotografía: Lente de Ficción

Nunca es mala opción pasar un fin de semana en casa hundidas en el sillón, celular con Google abierto en una mano y el control de la TV en la otra. Hay un maratón de la miniserie con un nuevo caso por investigar. Pero, hay algo todavía más intrigante aparte de saber quién es el encargado de crimen tan atroz, ¿por qué nos encanta adentrarnos en el mundo de la investigación de crimenes sin resolver?

Te platicamos 5 razones que puede, o no, ser la respuesta a nuestra obsesión. Si coincides con tres o más, ¡bienvenida al club!

  1. A veces nos sentimos mal por disfrutarlo, pero nuestra mente morbosa quiere llegar al final. La curiosidad nos gana. Ahí nos tienen, hipnotizados tratando de descifrar el motivo por el cual el asesino decidió cometer tal crimen. Suena tan tentador conocer los terribles detalles, ¿no? El comportamiento inexplicable de los asesinos y la brutalidad de sus actos despiertan una enorme curiosidad en nosotros. Eso es todo, nos sentimos atraídos por pura curiosidad de entender la mente de un asesino y morbosidad de conocer lo que hizo.
  2. La popularidad de los asesinos en serie no es noticia nueva. Desde principios del siglo XIX, a raíz de los medios impresos, la gente encontró un entretenimiento nuevo. Los asesinos son casi celebridades, los crímenes son la atracción. Nos recuerdan el miedo que sentíamos al ver una película de terror sólo que mejor, ¡las historias son reales! Tan reales, que los asesinos se convierten en el monstruo que todo adulto le teme.
  3. Los asesinos parecen ser personas normales a simple vista. Así como todos, personas que buscan sobrevivir un día más. Nos identificamos con ellos. Su vida diaria suena familiar, su relación con su jefe es similar a la tuya y la mayor parte del tiempo se la pasan quejándose de el trabajo, como tú. ¿Qué nos hace diferentes? Ellos sí llevan a cabo las fantasías de acabar con todo cuando pasamos por un mal momento. Nuestros deseos más oscuros se vuelven realidad ante nuestros ojos. Regresamos a la realidad y recordamos el por qué no hemos envenenado al cliente que nos hizo pasar un coraje.
  4. Por ende, al conocer casos tan similares y a la vez distintos al nuestro, sentimos una brisa de alivio. Nuestra vida no está tan mal como lo imaginábamos. A pesar del estrés de la vida, nos encontramos bien o mejor que el asesino en cuestión. Es como un chill pill mental, conocemos casos extremos y nos tranquilizamos. Calmamos nuestra ira al ver que no estamos tan mal… y no queremos terminar en Netflix con nuestro propio documental.
  5. Last but not least, los asesinos nos enseñan a estar alertas. Nos recuerda que, si Ted Bundy se nos acerca en un bar, no nos debemos ir con él por más guapo que esté. Viven vidas tan normales y frecuentan los mismos lugares que nosotros, estudiar su comportamiento tenía que servirnos de algo. No está de más enterarnos y estar alertas de las red flags. Nunca sabes si en tu próxima salida al antro te topes con el próximo asesino en serie.

    Fotografía: Lente de Ficción

Sea por una o por la otra, no le veo fin a nuestra obsesión a los crímenes. Mientras dejémonos enviciar por los podcasts, miniseries y películas que salen como pan caliente. Historias que nos atrapan más seguirán saliendo. No que sea el mejor hobby del mundo pero, imagínate… puede que entre todos encontremos la pista para entender la mente maestra de todo asesino. ¡Hasta podríamos tener la clave para dar con el asesino! No sé, pero algo bueno tiene que salir de este guilty pleasure. Yo por lo pronto, saco mi gabardina y mi lupa, me dirijo a seguir investigando este nuevo caso que me tiene al borde del asiento.

Si también es tu guilty pleasure, cuéntanos en los comentarios por qué crees que te gusta la sangrienta historia de un asesino en serie.

Conoce más del trabajo de Lente de Ficción, fotógrafo encargado de traer en vida al personaje que interpretaba Mariel dentro de la carroza.

Fotografía: Lente de Ficción

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *