Type and press Enter.

Diamond in the Rough

No hay fecha de caducidad ni un día límite, lo que sí es que llegará cuando menos te lo esperes. Su llegada no la verás, escondida detrás de una cortina de humo. Ese día que tanto celebras con fiestas, graduaciones, cenitas en el Mochomos… y que hasta te vistes de gala para darle la bienvenida a una vida sin clases, proyectos o cualquier tarea que te impedía dormir temprano. Lo que no sabes es que todo esto es realmente la bienvenida a la vida de un adulto… suena padre primero: ‘¡Por fin tendré mi propio dinero!’ pero esa vocecita que parecía estar muy alegre se va desvaneciendo a un lagrimeo.

Jajaja, ¡mentira! Es un cambio muy retador y en la universidad no te enseñan a administrar tus finanzas y/o a no gastártelo todos los fines en el antro oops. Das un paso a una vida independiente, esa que tanto has anhelado, y tienes la oportunidad de desempeñarte en lo que más te gusta hacer para después llamarlo ‘trabajo’. Llegó el momento de darle forma a tu vida, diseñar tu camino y proponer metas para llegar a ser lo que más has soñado.

Empezar una carrera suena a algo de terror, te sientes chiquito en un mundo gigante de oportunidades que parecen estar tan altos que casi y los tocas. ¡No temas! No es nada así. Existe un espacio perfectamente diseñado para ti, tus cualidades y conocimientos… pero no corras. Es posible que apenas sea tu primera experiencia en una oficina o bien, como empleado y no como practicante. Así que, tómalo todo con calma y disfruta del camino con cuidado de no tropezarte. Defínete cómo alguien aprendiendo a ser un adulto, no pasa de la noche a la mañana que tu futuro se ve claro.

¿Cómo es que comienzo una carrera exitosa? ¿Cuál es la manera correcta de hacerme notar, de que mi trabajo sea reconocido? No existe una respuesta correcta ni un ‘How To’ puesto que hay un sinfín de casos y personalidades. En Madhu no tenemos el secreto, pero sí te compartimos unos tips para hacer de tu experiencia algo más agradable.

1. Concéntrate en tu PASIÓN

Comerse al mundo es un error que la mayoría de nosotros cometemos en el momento en el que abrimos nuestras alas. Nos queremos echar a volar que se nos olvida lo más importante, ¡conocernos! Escuchar ese yo interno y encontrar que es eso que lo hace brincar. Todos tenemos ese algo que disfrutamos hacer y qué, pareciera que nacimos con el gen para poder desempeñar dicha pasión. Búscala, con calma, y dirige tu carrera hacia ella.

2. Analiza bien tu próximo paso

Obtener tu título no significa que tu tiempo de estudiar llegó a su fin. ¡Estudiar nunca pasa de moda! Y más importante, nunca estás demasiado ‘grande’ para aprender algo nuevo. Prepárate, lo que creas necesario para poder alcanzar tus metas. No desaproveches la oportunidad de seguir enriqueciendo tus conocimientos; ya sea un curso de verano en otra parte del mundo, una maestría, diplomados… you name it! Y atrévete a perseguir tus sueños.

3. ¡Haz networking!

Aprovecha cada oportunidad que tengas para conocer gente, aprender de ellos y aportar ideas entre ustedes. Busca eventos en dónde puedas toparte con gente de interés, que pueda ayudarte a crecer y consigue el GOLDEN TICKET para pertenecer a tu círculo de negocio. Usa, también, tus redes sociales como una plataforma para dar a conocer tu trabajo. Encuentra una comunidad en donde tu pasión pueda encajar y con gente que se brinden el apoyo que todos buscamos. ¡Tienes las herramientas! Sácale provecho y ¡comienza a vivir tu sueño paso a paso!

4. Escoge bien tus batallas

Tu carrera se formará a prueba y error. No te desesperes y aprende a caerte 7 veces para levantarte 8. Tu experiencia laboral empezará desde abajo. ¡No te desanimes! Así es como todos empezamos y en el momento adecuado estarás listo para volar. Ahora es cuando puedes optar por elegir el puesto que más se acerque a tu pasión, sin importar si te paga más el otro. ¡No seas ambicioso! Que eso, en un futuro, no te llenará profesionalmente. Recuerda que tu trabajo es lo que te formará como persona, escoge bien tus batallas y no te vayas por la que suene más sencillo ahorita. ¡Piensa a futuro! No te precipites, tómalo con calma y no quites tu dedo del renglón.

5. Nunca dejes que tu magia sea opacada

Te toparás con situaciones que te desalienten y exijan más de lo que te crees capaz. Respira, medita, busca una manera de sacar todo ese estrés. No salgas corriendo a la primera que las cosas no salgan a tu manera. Es poco a poco, paso a paso, dale tiempo al tiempo. Ante toda situación con la que te topes, sea bueno o mala, no dejes de brillar. Deslumbra con tu talento y no dejes que nadie te diga que tu luz no brilla. Deja que tu trabajo hable por sí solo, ¡BRILLA!

Sobre todas las cosas, diviértete. Ser un adulto no significa que debes dejar de ser un niñx. Todos lo somos, todos tenemos mucho que aprender. ¡Muévete! Inspira a otros con tu luz y dedicación. ¡Sé feliz y disfruta del camino!

Cuando vimos como quedaron las fotos de Andrea, nos inspiró demasiado esa alegría que sentimos en nuestros últimos meses de carrera. Aún y trabajando en mi tesis, existía ese ‘spark’ dentro de mí que me motivaba a perseguir mis sueños. Para esta sesión, nos lanzamos al Restaurante Manolín en el centro de Monterrey en compañía de Hugo Alvarez, retratista Regiomontano desde hace 20 años trabajando con su #AmorAnalógico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *