Type and press Enter.

Sobrevivientes De Lo Más Cercano Al ‘Fin Del Mundo’

Entre la gente que si hace caso y la gente que decide escuchar las barbaridades insostenibles que dice nuestro presidente, todos estamos tratando de sobrevivir lo más cercano al ‘fin del mundo’. Bueno, no es el fin del mundo per se, pero sí resultará siendo el fin de lo que conocíamos como una vida normal llena de lujos y libre de miedo por el mañana. Si, life IS short and scary como lo advertían y ahora que lo experimentamos tan de cerca, es hora de entender los cambios que esto traerá a nuestro estilo de vida.

Fotografía por: Estefanía Islas, Ilustración: Dras Tres

Mientras buscamos acoplarnos a nuestros días en casa y al cero glamour, el mundo entero se encuentra en hiato atemorizado por lo poco y a la vez mucho que sabemos. En tiempos en donde la palabra fastidio queda chica y la impotencia se entretiene con TikToks, lo único que nos queda por hacer es adaptarnos. Tenemos que aprender el nuevo comportamiento como sociedad y como uno mismo, ¿quiénes seremos después del Coronavirus?

OHANA SIGNIFICA FAMILIA

Out of the blue tenemos tiempo libre para pensar en nuestros seres queridos. La vida ajetreada que conocíamos antes de la cuarentena nos mantenía hipnotizados, perdimos contacto con amistades y dejamos a un lado a la familia. Nos costó una tragedia mundial volver a entender que son ellos quienes estarán siempre a nuestro lado.

El trabajo mantenía nuestra mente ocupada, el tráfico nuestro tiempo. Esa llamada y salida que pospusimos una y otra vez para nunca nos pesa en la conciencia. Escuchar la voz de tu familia y armar una peda virtual con tus mejores amigxs es lo más parecido a la libertad y la paz que hoy desconocemos.

Re-acomodaremos nuestras prioridades, le daremos más valor a las personas que al trabajo. Encontraremos la felicidad en el amor intangible, un abrazo significare más que algo que puedo ir a comprar a una tienda. Nos volveremos más humanos, sensibles y dependientes al cariño de una persona. Nuestras necesidades cambiarán, lo que antes tomábamos por sentado es lo que más nos ha hecho falta en estos días.

Concepto: Mariel M., Producción: Mariel M., Fotógrafa: Estefanía I., Asistente de Cámara: Ricardo M., MUA: Julia, Styling: Mariel M., Modelo: Jenny Kelevra

EL OTRO VIRUS

Días antes de que el virus consumiera toda nuestra atención, las mujeres creaban historia un vestidas en tonos morados llorando por algo que no le vemos fin. El eco de su silencio se escuchaba por todos lados. Qué fácil cambiamos nuestro canal y volvimos a lo mismo… dejamos de prestar atención a algo que se sigue murmurando por las calles.

La cuarentena ha provocado un aumento en los casos de violencia doméstica. El enemigo se encuentra en casa todo el tiempo y se alimenta del estrés, mismo que sirve de excusa a la vez.  Sigamos levantando la voz y creando conciencia, no quitemos el dedo del renglón porque esto sigue y se propaga tan rápido como el virus, sin advertir.

MY LONELINESS IS KILLING ME

La ironía de desconectarnos de la realidad durante el tiempo de cuarentena se define básicamente en mantenernos conectados a nuestras redes sociales. Entre todos nos hemos ayudado a pasar este trago amargo, nos hemos vuelto más solidarios demostrándolo por medio de gestos nobles que se han compartido a través de redes sociales. En Italia la gente salía a sus balcones a cantar, alrededor del mundo los jóvenes se han ofrecido a hacer el mandado a adultos mayores y en San Pedro tres hermanas decidieron explicarnos lo que era vivir en cuarentena (yeah, I know  jaja).

En fin, todos estamos tratando de hacer algo para entretener nuestro vacío y soledad. El social distancing, así como nos ha limitado a darnos ese abrazo tan esperado, también nos ha mantenido aún más cerca (virtually speaking) y hemos encontrado refugio en otras personas que están pasando por lo mismo. Que a final de cuentas, no hay persona en el mundo que no esté pasando por esto.

El aislamiento físico y emocional nos ha abierto los ojos de que aquella constante competencia entre uno y los demás nunca ha tenido sentido y solo era una p*ñeta mental. La soledad nos ha dado la dura lección de que a veces nos olvidamos del privilegio de vivir y existir en familia. La propagación del virus nos ha enseñado que, rico o pobre, todos somos iguales y todos tratamos de sacarle lo positivo a la situación.

Concepto: Mariel M., Producción: Mariel M., Fotógrafa: Estefanía I., Asistente de Cámara: Ricardo M., MUA: Julia, Styling: Mariel M., Modelo: Jenny Kelevra

LA MODA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Las marcas, dirigidas por personas como tú y yo, tienen esa misma desesperación por sentir nuevamente ese sentimiento familiar de calma, sumado a su ya castrante desesperación por sobrevivir la pandemia.

Nosotros como consumidores dependeremos de nuestras marcas favoritas, buscando de manera inconsciente una percepción de seguridad. Las empresas por su parte deberán pensar en los beneficios ya no tanto hacia un individuo si no para la sociedad, actuarán como un pilar de estabilidad y promocionar la calma.

Su reacción hacia la situación y el apoyo que le han dado tanto a sus mismos empleados como a la sociedad hablará de sus valores como empresa. Diseñadores tales como Dior, Gucci y LVMH, han prestado sus fábricas y personal para la producción de suministros médicos: máscaras y gel antibacterial.

Deben actuar rápido, saber subsistir con la gran caída que sufrirán sus ventas y principalmente la economía. Sabiendo que se les han cerrado las puertas, both figuratively and literally, han tenido que pausar sus actividades. El consumo, junto con el comportamiento de las personas, cambiará drásticamente, tendrán que pensar out of the box y depender en gran parte de la tecnología. Veremos un claro enfoque en sus redes sociales, apps y tiendas en línea. A raíz de la creciente preocupación por la higiene, las marcas deberán step up their game tanto en sus tiendas físicas como en brindar la experiencia completa en sus tiendas online.

Concepto: Mariel M., Producción: Mariel M., Fotógrafa: Estefanía I., Asistente de Cámara: Ricardo M., MUA: Julia, Styling: Mariel M., Modelo: Jenny Kelevra

LA LECCIÓN MÁS GRANDE

Nos tomó tiempo verlo y nos costó trabajo aceptarlo, el verdadero virus hemos sido nosotros todo este tiempo. La ignorancia ha sido siempre parte del problema y antes de esto, seguíamos incrédulos de que algún día lo pagaríamos.

Durante y después del confinamiento, nos volveremos más conscientes y sensibles al tema de la sustentabilidad. Nuestras perspectiva cambiará y las necesidades no serán las mismas gracias al cambio que nuestro estilo de vida está teniendo.

Esta no es la única lección que hemos aprendido durante estos días. Nuestra mente se encuentra ‘en paz’, descansando de tanto estrés que vivía con lo que conocíamos como el día a día. Ya no hay obstáculos que nublen nuestra vista y nos hemos topado con nuestro peor enemigo, nuestra voz interna. Los pensamientos negativos nos han invadido y no sabemos hacia dónde huir. Entenderemos por fin el poder de la mente y dejaremos a un lado el tabú alrededor de la salud mental.

Después de la pandemia crearemos un futuro enfocado en la tecnología, la sustentabilidad y la salud mental pero todavía estará por verse cómo seremos tras vencer la pandemia.

Concepto: Mariel M., Producción: Mariel M., Fotógrafa: Estefanía I., Asistente de Cámara: Ricardo M., MUA: Julia, Styling: Mariel M., Modelo: Jenny Kelevra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 comments

  1. […] todos éramos nuevo en esto. Salimos todos de la oficina con una ? en la frente pensando, ¡¿qué pasará?! ¿Cómo diablos iban a controlar una oficina entera desde casa? Ese momento de confusión nos duró […]

  2. […] Son las 11:22 de la noche y yo sigo sentada buscando inspiración para poder empezar este artículo. Aún y que estamos en cuarentena, el día de hoy mantuve mi cerebro y cuerpo ocupado que para esta hora yo creo que ya dio un hasta aquí y hasta luego. No importa cómo inviertas tu tiempo, lo importante es que logres organizar tu vida un día a la vez para regresar a nuestro new normal. […]