Type and press Enter.

Sunless Days

El lunes oficialmente entramos a la época otoñal, la temporada que nos emociona a todos por sus colores y la brisa fresca que silba por las noches. Ya es válido comprarse su pumpkin spice everything, comer dulces a lo loco porque Halloween y quedarse en casa viendo películas de terror toda la noche bajo la luna llena, hundirse entre las almohadas y colchas ya que… próximamente llegará el frío.

Los días se vuelven más cortos dándole un descanso al sol por su arduo trabajo de calentar nuestro verano para permitirnos salir a agarrar ese hermoso destello dorado en nuestra piel. Apenas sentimos como el viento sopla 2ºC menos y todxs sacamos nuestrxs leggings, las botas a la rodilla y el abrigo que nos compramos en las rebajas del invierno del año pasado y no nos dio oportunidad de presumir. El follaje se torna de un color verde vivo a tonalidades cafés, naranjas y amarillas, las mañanas se sienten más frescas que solo nos recuerda a la voz de nuestrxs mamás diciendo ‘¡Hace frío! Llévate suéter’. Los labios se nos parten, la piel se vuelve más seca, la nariz se nos pone roja… nuestrx piel empieza a sentir las repercusiones del frío, pero nada que nos arruine nuestrx disfraz de Halloween. Adaptamos y cambiamos nuestras rutinas de Skincare para sobrevivir el cambio de clima y lucir increíbles este Otoño.

Todo parece estar en orden, tu cita en el salón de bronceado ya quedó programada para lucir como si vinieras de la playa aún y cuando has estado hibernando en casa por el frío. Ya lo haces en automático, hasta empiezas a tomar jugo de zanahoria para lograr ese tono tan deseado y envidiado. Llega el día de tu cita, corres al salón, programas tus 8 minutos en la cama de bronceado y sales disparadx a verte en el espejo. Nos emocionamos al ver cómo nuestro color de piel se aleja cada vez más de esa palidez que nos incomoda, nuestras venas se camuflajean y se desvanecen casi por completo. Nos convencemos que si con sólo broncearnos ‘poco’ o con pasar pocas horas en el sol llegamos a vernos así de flawless, entonces no es un big deal.

¡Error! Nuestro selfie ready tan lo logró otra vez, nos dejamos llevar tanto que olvidamos pensar en el daño que le estamos haciendo a nuestra piel. Aquí no es de ‘que tanto es tantito’, la exposición de nuestra piel a las luces ultravioletas es peor de lo que creemos. A pesar de las advertencias, sé que alguna vez en nuestras vida todxs hemos acudido, o al menos tenido la intención, a estos planes de salir a tomar el sol y/o a las camas de bronceado. Un tan no es un regalo que nos dejaron los rayos del sol, es la manera en la que tu piel te advierte del peligro. De manera alarmante, los casos de cáncer de piel han ido en aumento a través de los años y aún así los salones de autobronceado siguen siendo populares.

El glow que deja el bronceado nos hace ver como influencers casi instantáneamente, haciéndonos pensar que es algo atractivo y cegándonos de la realidad y el daño. Es tan peligroso que hasta se vuelve una obsesión, la idea de salir sin retocar nuestro bronceado se siente casi vergonzoso. Si el sol es suficientemente peligroso por sí solo, imagínate el peligro de los rayos de una cama de bronceado que pueden llegar a ser más fuertes que los del sol.

Hemos estado tocando mucho el tema de aceptarnos tal y como somos, Al Natural. Esta ocasión creo que el mensaje es, claramente, el mismo. Hay una oración en inglés que no he logrado encontrar su traducción al español, ‘Embrace your body, embrace your skin’. Su significado literal es: abraza tu cuerpo, abraza tu piel. Creo que su significado está explícito, y es algo que debemos aprender a hacer. Aprendamos a amar nuestro cuerpo y dejemos de invertir en cosas que nos duran poco y cuestan mucho. Arrugas, cicatrices, lunares y hasta cáncer de piel; una lista infinita de cosas que son causadas por la exposición a los rayos UV. Y todo lo que hacemos para la selfie perfecta que sólo generará más likes que la del fin pasado, is it really worth it?

Claro que como todo, hay excepciones y también soluciones. Si de plano tu look para la boda de tu mejor amigx o tu outfit para la posada de tus amigxs, se ve mejor con esa capa dorada en tu piel pues, ¡consigue ese bronceado! Lo bueno es que existe la manera segura de lograr un tan natural y además es más económico. Las cremas de bronceado sin sol han llegado muy lejos, nadie te va a creer que tu tono de piel salió de un bote que puedes comprar hasta en el super. Busca un tono que se parezca mas al de tu piel, exfolia tu piel y ¡listo! Recuerda que con que te sientas cómodx y no dañe tu piel o cuerpo, todo es válido. Resalta tu belleza natural y trata de encontrar un balance, dejando que tu piel tenga tiempo de descansar. Y ahora sí, ¡a presumir esas piernas! No olvides, tu tono de piel natural es aún más hermoso como ese bronceado dorado perfecto.

Para esta sesión, nos juntamos con Alejandro de León quien fotografió la belleza natural de Camila Treviño. Decidimos jugar con sombras para crear una composición aún más mágica y natural.

Aquí podrás ver el resultado, ambos en cámara digital y análoga:

 

ANÁLOGAS

DIGITALES

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *