Type and press Enter.

Witchcraft!

A lo lejos, pero muy de cerca, podemos notar cómo todo se torna de un verde intenso a naranjas, cafés y amarillos. Las calles y cada rincón se cubren de ese aroma mágico a pumpkin spice que anuncia la llegada del otoño. Escuchamos el llamado de las brujas que nos hipnotizan y hechizan entre cantos y risas malévolas.

Las brujas, usualmente pero no exclusivamente, son identificadas por una figura femenina. Lo hemos visto en un sinfín de películas y series como The Craft, Hocus Pocus, Sabrina The Teenage Witch, etc. La magia que las caracteriza es lo que las empodera y que las haga inalcanzables tanto que con tal de sentir esa aura tan mágica que transmiten, uno decide adentrarse y conocer el mundo de la brujería.

Nuestra fijación por la brujería comienza viéndolo de una manera inocente, muy por encima de lo que realmente es y puede hacer. Jugamos a practicar rituales de amor, de celos ó para conseguir algo que anhelamos. Una vela blanca, un listón rojo, cuarzos y piedras preciosas, unas cuantas palabras, un secreto compartido entre la Luna Llena y tú.

Los diseñadores encuentran inspiración en el tema creando looks dignos para usar en un mood oscuro y esotérico. Las piedras preciosas y cuarzos se han convertido en piezas que no pueden faltar para la decoración que aparte de embellecer tus espacios, sirve para crear un ambiente armónico lleno de magia. En fin, la brujería a través de los años se ha convertido en una tendencia e ideología que ha arrasado hasta en el mundo de la moda.

La magia se ha convertido, a raíz de la situación y el ambiente actual en la sociedad, en un estilo de vida. Las personas, en búsqueda de su propia aura y poder, se apoyan de la magia para manifestarse ante las adversidades que se presentan en nuestro mundo cambiante.

Ante la difícil situación y la guerra constante de sentirse alienado en una sociedad cerrada que se niega a aceptar los cambios que las nuevas generaciones exigimos, la magia nos cae como anillo al dedo. Es ese momento de resiliencia, en donde encontramos dentro de nosotros mismos el poder que buscamos para seguir adelante. El regalo de conocer y saber manipular tu magia es el resultado de sentirse lleno de poder.

Si nos remontamos a conocer los inicios de la brujería, llegamos a la misma conclusión general, las brujas son quemadas y odiadas por ser ‘raras’ y ‘diferentes’. La palabra ‘bruja’ se ha demonizado y lo relacionamos con una mujer vieja y fea haciendo hechizos y pociones con el fin de comerse a los niños para ser más hermosas y jóvenes. Son el elemento feo que no puede faltar en una sociedad, aquella que todos apedrean y desconocen como una persona más.

Con la nueva (y vieja a la vez) tendencia de brujas, nos confundimos con que los hombres no practican la brujería. Falso; practicar, hechizar y pertenecer a un aquelarre no se centra en una sola identidad de género. Encontrarse con tu ser espiritual no es exclusivo, es algo que todos podemos conocer de nosotros mismos.

La oleada de nuevas brujas se ha caracterizado por ser practicado mayormente por mujeres y la comunidad LGBTQ. Contrario a lo que se cree y de los populares rituales que Hollywood pinta como ser la realidad de una bruja, la brujería es una conexión con la naturaleza, la sabiduría y la intuición. Es construir una identidad, unir fuerzas sobre un mismo propósito y controlar el poder de la mente.

Los que lo practican hoy en día, se ven atraídos por las brujas ya que, pensándolo mas profundo, son/fueron víctimas de ser conocidos como ‘los otros’. Se identifican con seres que, con su mágica presencia, logran transmitir el poder de ser diferente.

La magia de la brujería está en la búsqueda espiritual con una fijación en lo sobrenatural y la creencia en lo sagrado y lo divino. La magia busca el bien de uno mismo, muchas veces sin importar que para conseguirlo debe ser egoísta con los demás. La magia tiene dos lados como todo, no es un juego. La mente es muy poderosa y la magia se alimenta de ella. Debemos conectarnos con el yo interior y encontrar el balance, una razón positiva para hacer hechizos. El mal no lo desees a nadie.

*No olvides que, aún y cuando tengas el poder de hacerle el mal a alguien por medio de la magia, también tienes el poder de practicar la magia para hacer el bien. El poder es peligroso, ¡no juegues con él ni lo subestimes!

By Victoria Salinas

 

Acerca de la sesión:

“Una característica que queríamos resaltar era la personalidad de Janno; algo extrovertido, valiente, apasionado, confianza en sí mismo, etc. Todas esas cualidades las relacioné con el rojo pasión y toques de dorado para darle estatus.” – Eduardo Rodríguez de Cuatro Cuarenta y Cuatro

Te compartimos una probadita de la sesión, que nos inspiró a tocar el tema de la magia, evidente en todas las fotografías y en la personalidad de Jann.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

One comment

  1. Que ingeniosa e inteligente versión de la magia y brujería muy bonita narración y escrito. Felicidades Victoria.